Nariño

Situación de salud actual de Putumayo y Nariño (con un énfasis en Ipiales, zona de frontera)

0
Municipios
0
Personas
0 %
Habitantes en zonas rurales

Régimen de salud de la población

0 %
Población Indígena
0 %
Población Afrodescendiente

Fuente: (DANE 09/10/2020

Necesidades percibidas en salud

Indicador para el 2020 Putumayo Nariño
Resultado Puesto a nivel nacional Resultado Puesto a nivel nacional
Tasa de Mortalidad IRA* por cada 100 mil Habitantes 0.5 9 0.61

26

Tasa de Mortalidad EDA** por cada 100 mil Habitantes 0.3 10 0.06 14
Tasa de Mortalidad por desnutrición por cada 100 mil Habitantes 9.2 7 3.99 13
Mortalidad en menores de 5 años por cada 100 mil Habitantes 14.2 16 9.87 26
Tasa de Mortalidad SIDA por cada 100 mil Habitantes 14.8 14 11.92 27
Tasa de Morbilidad por Malaria por cada 100 mil Habitantes 20.9 16 1.019,30 5
Tasa de Morbilidad por Sífilis por cada 100 mil Habitantes 4.1 13 1.84 5
Tasa de Morbilidad por Leishmania por cada 100 mil Habitantes 39.8 21 14.13 13
Tasa de Morbilidad por Tubercolosis por cada 100 mil Habitantes 20.3 8 5.90 33
Partos de madres entre 15 y 19 años 22.93% 16 20.48% 25
Partos de madres entre 10 y 14 años 1.44% 9 0.98% 21

*IRA: Infección Respiratoria Aguda
**EDA: Enfermedad Diarreica Aguda
Fuente: Bodega de datos de SISPRO – MSPS (15/09/2021). Fecha de corte: 31/12/2021
Nota: el puesto a nivel nacional indica la posición del departamento respecto a todos los demás

Las principales emergencias humanitarias que ponen en riesgo la salud de la población, y que fueron identificadas por la institucionalidad y organizaciones internacionales con presencia en Pasto fueron: emergencias por desastres naturales, especialmente las relacionadas con lluvias y sequías; emergencias por grupos armados ilegales, principalmente desplazamientos forzados, heridos y enfrentamientos; y otras emergencias como secuestros, tráfico y trata de personas, instrumentalización de menores, hombres y mujeres venezolanas y presencia de refugiados y migrantes transcontinentales.

Nariño se caracteriza por su geografía diversa y condiciones climáticas, así como por ser un departamento que tiene diversos fenómenos amenazantes, en épocas de lluvias es usual que se presenten inundaciones, deslizamientos, lluvias torrenciales y en épocas de sequía, son muy comunes los incendios y el desabastecimiento de agua:

Nariño es un departamento multi amenaza, tenemos todos los fenómenos amenazantes a excepción de los huracanes

funcionaria de institución local

Adicionalmente, el departamento tiene un serio problema de desplazamiento, 559.856 víctimas del conflicto armado (UARIV al 30 de noviembre del 2021), 6% de las víctimas a nivel nacional.

Principales hechos victimizantes: desplazamiento forzado (506.497), seguido por homicidios (42.401) y amenazas (42.270).

El conflicto se concentra especialmente en las zonas rurales o periurbanas; zonas en las que existen numerosas barreras para la llegada de insumos médicos y el personal de salud, no solo por la presencia de los grupos al margen de la ley, sino también porque son territorios selváticos, montañosos, con poca infraestructura vial y ausencia de presencia  estatal efectiva:

(...) las posibilidades que tiene la institucionalidad para dar respuesta fuera de los territorios del perímetro urbano también son
muy limitadas, porque son en general municipios con presupuestos limitados

Profesional humanitario

(La atención en salud) lo ambulatorio para comunidades indígenas (que están principalmente en zona rural), en todo lo que es promoción
y prevención ha habido barreras, pero no por parte de las instituciones de salud sino por el conflicto armado, por ejemplo, tenemos
comunidades indígenas en Ricaurte, en Tumaco, comunidades Awá que los grupos al margen de la ley no los dejan asistir y no dejan
que el personal sanitario vaya a atender allá al sitio

funcionaria de institución local

En el evento de una urgencia en salud, por lo general la población acude a las instituciones públicas que prestan servicios en salud. En Pasto, la capital de Nariño, existen alrededor de veintidós centros de salud de baja complejidad de la red Pasto Salud, donde se les brinda atención primaria en salud.

Cuando una persona llega a una organización de la cooperación internacional buscando atención médica de emergencia, la organización realiza una notificación a la autoridad local de salud para activar las rutas de atención, buscando garantizar el acceso de la persona al servicio de urgencias en el centro de salud más cercano. De acuerdo con lo reportado por los actores clave entrevistados, todas las personas que se encuentren en el territorio colombiano, incluyendo la población refugiada y migrante sin afiliación, en caso de urgencia médica, por lo general, se les brinda atención.

Sin embargo, también se encontró que existen dificultades en la prestación en los servicios de urgencias, cuando las personas requieren de un servicio médico especializado o de alta complejidad, ya que en Pasto solo hay una red pública de alta complejidad y las personas que no está afiliadas, en especial migrantes, enfrentan barreras para acceder a estos servicios.

Teniendo en cuenta que la afiliación en salud requiere de un documento de identificación válido, suele ser más ágil este trámite para la población indígena colombiana que no está afiliada y necesita un servicio de urgencias de alta complejidad, que la afiliación de la población migrante que se encuentra en situación irregular y necesita de este mismo servicio.   la población indígena que no cuenta con afiliación y necesita de una atención en urgencias, se puede lograr hacer una afiliación de manera rápida, incluso en horas y pueden tener servicio de urgencia de alta complejidad:

“(...) por lo general en los indígenas es en donde más se presenta que no estén afiliados porque viven en zonas muy dispersas, a veces no llegan
al centro de salud, cuando llegan es porque están muy mal y se le inicia el proceso de afiliación, pero después de que se capte, esa afiliación
es transaccional y es muy rápida, la población se afilia en horas y si necesitan un servicio de alta complejidad ya salen prácticamente
afiliados y tienen acceso a urgencias..”

Funcionaria de institución local

“En lo ambulatorio para las comunidades indígenas, todo lo que es promoción y prevención, hay barreras, no por parte de las instituciones
de salud sino por el conflicto armado. Tenemos comunidades indígenas en Tumaco, que son las comunidades Awá, donde los grupos
al margen de la ley no los dejan asistir a recibir las atenciones en salud. Es tanto así que no dejan que el personal sanitario vaya a
atender allá in situ.”

Funcionaria de institución local

Para la atención de enfermedades crónicas no transmisibles, tales como diabetes, hipertensión arterial, entre otras, la población enfrenta barreras para el acceso al tratamiento y seguimiento, hay dificultades para la asignación de citas, ya que en el departamento de Nariño se cuenta con poco personal especializado. Según las organizaciones entrevistadas, esta situación provoca largos tiempos de espera para obtener una cita o un traslado hacia otros departamentos.

Los actores clave entrevistados indicaron que existen tabúes relacionados con los servicios de salud sexual y reproductiva y una insuficiencia de servicios de orientación y atención en estos aspectos. En consecuencia, persisten elevadas tasas de embarazo adolescente y barreras para el acceso a la Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). La población refugiada y migrante procedente de Venezuela se enfrenta a casos de xenofobia y violencia obstétrica, así como a limitaciones para acceder a controles prenatales debido a que persiste la incertidumbre sobre el financiamiento y pago de estos servicios a las IPS.

Las organizaciones entrevistadas identifican tabúes entre los médicos tradicionales, parteras, sabedores y la población masculina respecto a la salud sexual y reproductiva. Sin embargo, se ha observado que las mujeres indígenas demandan estos servicios y prefieren acudir a organizaciones de la cooperación internacional dado que en estas existe un menor estigma que en las IPS indígenas. No obstante, la atención ofrecida no es integral puesto que existen limitaciones de capacidad a la hora de realizar controles y seguimiento de los casos.

Preocupa que existe una desconexión entre la medicina occidental y la medicina tradicional indígena, especialmente en cuanto a partos se refiere. Esto genera una deficiencia en el reporte y las estadísticas de partos en mujeres indígenas. Por otra parte, la Defensoría de Pasto alerta sobre el ejercicio de prácticas inseguras en la labor de las parteras, lo cual genera riesgo de muerte y daños irreversibles en los neonatos.

Por otra parte, la Defensoría de Pasto indica que en aproximadamente 700 casos de presunto delito sexual no se ha activado la ruta de atención oficial, debido a que las presuntas víctimas son indígenas y su IPS reporta a los cabildos y estos inician una ruta interna diferente a la establecida. Esta situación podría estar motivada por la carencia de un enfoque diferencial en la ruta de atención oficial y por la desconfianza en las instituciones estatales.

Otra dinámica sucede en la Región Pacífico, ya que en esta hay presencia de Grupos Generadores de Violencia (GGV) que ejercen control territorial y regulan las conductas sociales de la población. Este hecho genera restricciones al acceso del personal sanitario y humanitario, por lo cual existe deficiencia en la provisión de servicios de salud en general. Así mismo, las organizaciones de cooperación internacional resaltan que existe Violencias Basadas en Género (VBG), especialmente delitos sexuales, no reportados en estos territorios, así como trata de personas y un número indeterminado de personas ejerciendo sexo por supervivencia.

Mortalidad Materna por 1000.000 nacidos vivos

En Nariño existe una elevada afectación emocional y en la salud mental debido a la revictimización y la múltiple afectación a la que se expone la población. Según lo reportado por los actores clave, preocupa que, dada la interacción del conflicto armado, los desastres naturales y el arribo de población refugiada y migrante, la institucionalidad se ha enfocado en la infraestructura y disponibilidad de insumos y recursos, dejando en un segundo plano la afectación psicoemocional de las comunidades.

 

Esta situación se evidencia en la carencia de recursos y personal especializado para atender a la población afectada psicoemocionalmente. Por otra parte, resalta que los municipios más afectados por el conflicto armado y los desastres naturales son usualmente de sexta categoría, por lo cual se enfrentan a carencias de recursos y personal, lo cual genera una incapacidad para realizar evaluaciones de necesidades integrales donde se identifiquen y visibilicen las necesidades de la población en salud mental.

Hay una preocupación constante entre las organizaciones por el aumento de los intentos de suicidio y un consumo de sustancias psicoactivas y alcohol, lo cual está siendo utilizado como mecanismos de escape, especialmente en población adolescente y joven.

Tendencia de los casos de suicidio por sexo

Prevalencia del consumo perjudicial de alcohol en 2019

Fuente: ODC, 31/12/2019.

Prevalencia del consumo perjudicial de alcohol en 2019

Fuente: ODC, 31/12/2019

56,026

Personas en condición de discapacidad

24,021 | 26,249

Hombres | Mujeres

3,443 | 2,316

Niños | Niñas

Los actores clave entrevistados destacan que los principales problemas en salud del departamento están relacionados con la falta de personal especializado para atender enfermedades crónicas no transmisibles, especialmente las enfermedades huérfanas, y para atender la salud mental de la población.

Adicionalmente, las Violencias Basadas en Género (VBG), especialmente los delitos sexuales, se encuentran invisibilizados y no atendidos bajo la ruta institucional en las zonas afectadas por el conflicto armado y al interior de las comunidades indígenas. Preocupa la existencia de trata de personas en la frontera con Ecuador, el ejercicio de sexo por supervivencia y la persistencia de tabúes sobre la salud sexual y reproductiva, lo cual restringe la demanda y acceso a servicios relacionados.

Por otra parte, la atención de urgencias y a la población en situación de discapacidad se limita a la fase de control inicial, estabilización y contención, y no existe la capacidad de realizar controles y un seguimiento efectivo de los casos. A esto se añade un reducido acceso a prótesis, servicios de rehabilitación y medicamentos, lo cual profundiza la afectación psicoemocional de las personas y sus familias.

Barreras y retos para la provisión de servicios en salud

Barreras de acceso y dificultades logísticas para proveer servicios

Barreras geográficas

Nariño es un departamento con una amplia diversidad en términos geográficos y físicos, ya que cuenta con 33.268 km2, una extensión similar a Taiwán. También cuenta con 586 km de frontera, 200 millas náuticas de costa, una altitud promedio de 496 msnm con un máximo de 4.764 msnm y un rango térmico de -20°C a 28°C. Por esto, el departamento se divide en 13 subregiones y 3 regiones fisiográficas, específicamente en la Llanura del Pacífico, la Región Andina y la Vertiente Amazónica.

Esta variabilidad geográfica genera retos logísticos para acceder al territorio debido a los altos costos en términos de construcción y mantenimiento de la infraestructura vial y por la necesidad de utilizar transporte multimodal terrestre-fluvial-marítimo. Por otra parte, las condiciones geográficas interaccionan con el conflicto armado, las dinámicas del narcotráfico y la debilidad de la institucionalidad estatal. En consecuencia, existen territorios con baja densidad poblacional, centros poblados dispersos y zonas bajo el control de Grupos Generadores de Violencia (GGV), situación que impide tanto el acceso de la población al sistema de salud como el de las brigadas médicas al territorio.

Resalta que los GGV generan restricciones al acceso de personal sanitario y humanitario y que diversas comunidades solo reciben atención en salud gracias a la mediación del CICR, MSF y MDM. Sin embargo, existen comunidades confinadas cuyas necesidades se encuentran invisibilizadas.

Estas condiciones provocan que el personal sanitario se niegue a trasladarse hasta estos territorios dados los riesgos de seguridad y la recurrencia de combates y enfrentamientos entre los actores armados. En consecuencia, existe una gran brecha en la capacidad del sistema de salud entre lo urbano-rural y el centro-periferia de estas regiones geográficas.

Barreras económicas

Las organizaciones entrevistadas perciben que existe una buena red hospitalaria en Ipiales y que el municipio presenta dificultades financieras debido a las demoras y el impago de la ADRES, por lo cual el sistema se encuentra endeudado y con deficiencias logísticas y de personal especializado, principalmente en Rumichaca.

Según las organizaciones, esta situación ha provocado escenarios de Xenofobia en la población pues se percibe a la población en tránsito como la responsable del desfinanciamiento del sistema de salud. Así mismo, la baja capacidad en albergues y personal médico para atender las olas migratorias genera hacinamiento y represamiento en Rumichaca, lo cual aumenta la percepción sobre los costos de atención a la población refugiada y migrante. Sin embargo, según las organizaciones entrevistadas, la mayor parte de la atención primaria en salud provista en Rumichaca corre por cuenta de la cooperación internacional y la institucionalidad no ha incrementado su capacidad logística en dicho territorio previendo la continuidad de los programas humanitarios internacionales.

También preocupa que las ambulancias disponibles en el municipio se utilizan para traslados entre hospitales y que solo se dispone de dos ambulancias para servicios asistenciales y de socorro, las cuales pertenecen a los bomberos y la Cruz Roja Colombiana (CRC).

Barreras organizacionales

Los servicios de salud se encuentran centralizados en el departamento, por ejemplo, el Hospital Departamental de Pasto es la única IPS de alta complejidad y atiende principalmente adultos. Sin embargo, la oferta de este tipo se complementa con los servicios ofrecidos por la Fundación San Pedro e Infantil Ángeles, dos instituciones privadas de la curia donde se atiende a población infantil y adolescente. Sin embargo, esta oferta es insuficiente para la demanda del territorio, por lo cual generalmente se requiere realizar remisiones y traslados hacia otros departamentos.

 

Por otra parte, existe incertidumbre sobre las rutas de atención y la disponibilidad de recursos para atender a las personas no afiliadas al sistema y a los refugiados y migrantes en tránsito y con vocación de permanencia. Por esta razón, en diversas IPS se retrasan o niegan las atenciones en salud debido a la carencia de recursos y temor por el eventual detrimento patrimonial en el que se pueden incurrir. Según la Defensoría del Pueblo esto ha incrementado el número de tutelas realizadas y ganadas por la población nacional, sin embargo, dada la insuficiencia de recursos las IPS han entrado en desacato, por lo cual la personas permanecen sin el acceso efectivo a sus derechos en salud.

 

Las víctimas de desplazamiento forzado se exponen a una situación similar debido a que la portabilidad entre EPS se puede demorar entre 10 y 15 días hábiles y existe una deficiencia en la carnetización. En consecuencia, estas se enfrentan a un período sin atención inmediatamente después de ser víctimas, momento en el cual presentan la mayor necesidad. 

Adicionalmente, la carencia de recursos y personal, especialmente en los municipios más pequeños y periféricos, genera una baja calidad del servicio, deficiencia en el seguimiento de los protocolos y procesos, así como casos de corrupción y utilización ineficiente de los escasos recursos disponibles. Estas deficiencias influyen en la incapacidad para ejecutar planes de prevención y respuesta ante emergencia y la realización de evaluaciones de necesidades integrales para solicitar los apoyos necesarios desde la institucionalidad departamental y nacional.

 

También existen deficiencias en los sistemas de información debido a que no se realiza una búsqueda activa generalizada de casos de interés en salud pública, por lo cual los datos disponibles son parciales y mantienen invisibilizadas las necesidades de diversas comunidades, especialmente las que se encuentran en zonas remotas y bajo el control de los Grupos Generadores de Violencia (GGV). Esta situación provoca demoras en el reporte y sistematización de los datos lo que dificulta la elaboración de alertas tempranas, el seguimiento en tiempo real de las emergencias y la capacidad para la toma de decisiones eficientes.

 

Así mismo, existe deficiencia en la cobertura de la red telefónica y de internet, lo que impide la comunicación oportuna con el Centro Regulador de Urgencias y Emergencias (CRUE). Sin embargo, existen dos repetidoras de radio en el departamento, pero los centros de salud no cuentan con radios VHF, por lo cual existe una infraestructura subutilizada que podría mejorar la coordinación y respuesta ante las urgencias y emergencias.

 

Por otra parte, las ambulancias del departamento carecen de GPS, por lo cual ante emergencias y desastres no se puede hacer un seguimiento de su ubicación y necesidades. Así mismo, la carencia de un centro de reserva dotado de insumos adecuados dificulta la gestión de los recursos disponibles.

 

Sin embargo, la institucionalidad reconoce los aportes de OPS en la dotación de sistemas de información para responder a las emergencias, sin embargo persisten necesidades de capacitación al personal. Así mismo, la OIM realizó donaciones al CRUE y la dotó de una sala de emergencia que ha facilitado el seguimiento de estas y facilitado una respuesta más efectiva y oportuna.

Retos en comunicación

Existe una cantidad limitada de albergues cuya capacidad se desborda cuando ocurren emergencias o se incrementa el flujo de víctimas de desplazamiento, refugiados y migrantes procedentes de Venezuela. En consecuencia, es habitual que haya hacinamiento en los albergues, lo cual impide el cumplimiento de las medidas de bioseguridad y genera riesgos por la transmisión de enfermedades. La escasez de agua y baterías sanitarias en las zonas rurales provoca casos recurrentes de EDA, infecciones en la piel y enfermedades transmitidas por vectores.

Resalta que el Programa de Alimentación Escolar (PAE) no cuenta con un enfoque diferencial, por lo cual los alimentos provistos a comunidades indígenas son inadecuados y generan casos de indigestión o cambio de los hábitos alimenticios de estas.

Preocupa que no existe una política clara y efectiva de prevención de las enfermedades y que persiste un paradigma de salud curativa, a la vez que es prácticamente inexistente la atención en salud mental y psicoemocional, especialmente para la población en situación de discapacidad, la cual es revictimizada al no acceder a servicios de rehabilitación y prótesis.

Retos en salud relacionados con el acceso a servicios

Se percibe poca capacidad de respuesta institucional en el escenario en el que la capacidad de los alojamientos que operan con fondos de los socios de Naciones Unidas y las ONG internacionales se desborde. La escasez de agua y baterías sanitarias en las zonas rurales provoca casos recurrentes de EDA, infecciones en la piel y enfermedades transmitidas por vectores.

Resalta que el Programa de Alimentación Escolar (PAE) no cuenta con un enfoque diferencial, por lo cual los alimentos provistos a comunidades indígenas son inadecuados y generan casos de indigestión o cambio de los hábitos alimenticios de estas.

Preocupa que no existe una política clara y efectiva de prevención de las enfermedades y que persiste un paradigma de salud curativa, a la vez que es prácticamente inexistente la atención en salud mental y psicoemocional, especialmente para la población en situación de discapacidad, la cual es revictimizada al no acceder a servicios de rehabilitación y prótesis.

Retos para la articulación multisectorial

Los actores entrevistados pertenecientes a organizaciones de cooperación internacional, reconocen los esfuerzos y avances que se han evidenciado en el territorio, en relación con la articulación entre las organizaciones de cooperación, posibilitada por el ELC en términos de identificación de necesidades y convocatoria. De la misma manera, se resaltan los avances del trabajo coordinado con la institucionalidad, entre los que se destacaron el Instituto Departamental de Salud y la Gobernación de Nariño:

La articulación con otros sectores ha ido mejorando y esto ha sido gracias a las mesas de trabajo que se han creado… el ELC en Nariño
es el que ayuda a movilizar esfuerzos que quieren articularse, identifica una necesidad y hace el llamado en el grupo, ahí las entidades se
articulan, dicen con qué pueden responder y se crea una respuesta a nivel interinstitucional o de las organizaciones de cooperación (…)”

Profesional humanitario

“(...) Nosotros siempre tratamos de alinearnos a las necesidades… con el Instituto Departamental de salud, nosotros le decimos al Instituto,
oiga tenemos este tipo de cosas, ¿dónde se necesitan?, y ellos nos dicen aquí y aquí… uno de nuestros donantes es la gobernación de Nariño
y ellos también tienen una identificación previa de necesidades y son los que dictaminan a donde deberíamos ir, entonces es una decisión
que no tomamos unilateralmente... hacemos una respuesta por necesidad según el territorio (...)”

Profesional humanitario

Sin embargo, algunas organizaciones perciben un reto en términos de financiación institucional de los planes de acción de las mesas de atención a refugiados y migrantes de Ipiales, Pasto y Gobernación de Nariño.

Otros retos en salud

Algunas organizaciones humanitarias han notado que las transferencias monetarias generan conflicto al interior de las familias y casos de VBG que no son reportados por el temor a perder las ayudas. En consecuencia, se requiere un análisis a profundidad sobre la posible acción con daño que generan este tipo de programas y las posibles alternativas para evitar este tipo de situaciones.

Adicionalmente, se perciben retos en salud mental para la población venezolana en tránsito (principalmente en adolescentes y hombres solos consumidores de spa o enfermedades de base). Retos en el acceso a vacunación de personas venezolanas que se encuentran en zona rural dispersa. Retos en atención de gestantes en zona rural dispersa. Retos en el proceso de afiliación al régimen subsidiado de salud para personas venezolanas con estatus regular, se ha identificado desde la instituciones que las personas no solicitan encuesta de sisben por desconocimiento y demoras en el trámite. 

Retos para fomentar la adherencia al tratamiento en las personas migrantes venezolanas en tránsito diagnosticadas con tuberculosis. Retos para conocer los diagnósticos más significativos según grupo etario, debido a que en las personas venezolanas en tránsito ha sido permanente la identificación de casos de malnutrición en gestantes y menores de edad, así como casos de adolescentes gestantes tanto en tránsito como en vocación de permanencia, con mayor incidencia en zona rural dispersa.

Finalmente, otro gran reto identificado por las organizaciones es la conformación de una mesa de salud interinstitucional liderada por el Instituto Departamental de Salud de Nariño y la OPS/OMS para el análisis situacional y toma de decisiones.

Estrategias, programas o acciones exitosas en salud

Algunas organizaciones humanitarias han notado que las transferencias monetarias generan conflicto al interior de las familias y casos de VBG que no son reportados por el temor a perder las ayudas. En consecuencia, se requiere un análisis a profundidad sobre la posible acción con daño que generan este tipo de programas y las posibles alternativas para evitar este tipo de situaciones.

Estrategias lideradas por las instituciones locales:

Los actores clave entrevistados destacaron algunas estrategias o acciones puntuales exitosas en salud, que las instituciones perciben como herramientas importantes  para la mejora y el mantenimiento de la salud y con las cuales existen grandes retos para poder replicarlas en todos los municipios del departamento, entre ellas: 

Comités de vigilancia epidemiológica (Dirección administrativa de la gestión del riesgo)

“Los COVECOM, que son los comités de vigilancia epidemiológica comunitaria que formamos en gestión del riesgo, los formamos en Tumaco
y en el Charco, son líderes de las comunidades que hacen vigilancia epidemiológica…la comunidad elige los temas de los que se quiere
formar… entonces se forman en gestión del riesgo, en temas de salud, de agua, de alimentos…no se ha replicado en los otros municipios
porque no tenemos capacidad para dedicarnos solo a un tema (...)”

Funcionaria de institución local
Programa gubernamental de ejercicio al aire libre en los municipios del departamento

“(...) había un programa en el que se llegaba a todos los municipios para hacer aeróbicos todas las semanas, pero ya no está”

Funcionaria de institución local

Estrategias lideradas por la cooperación:

  • evaluaciones de la adherencia a las normas por parte de las IPS (ACH)
  • valoración nutricional en comunidades dispersas (ACH)
  • Avances en la provisión de servicios de salud en algunos territorios de difícil acceso en Nariño (ACH)

“(…) hicimos un levantamiento de línea base en IPS sobre la adherencia que tienen las IPS con el nuevo lineamiento integrado para el manejo
de la desnutrición con la resolución 2350… lo que encontramos fue complicado, pero logramos que esfuerzos se articulen para que se trate
de cambiar algunas cosas”

Profesional humanitario

Necesidades en asistencia técnica

¿Qué se necesita desde nivel nacional para superar las dificultades del territorio?

Necesidades de asistencia técnica en el sistema de salud

  • Incrementar la conectividad a internet de los centros de salud. Se considera estratégico poder ofrecer servicios de telemedicina, especialmente en las zonas distantes en la Costa Pacífico.
  • Dotación de radio (VHF) de los centros de salud y todas las ambulancias. En el Departamento existen 2 repetidoras de radio subutilizadas por la carencia de radios en los centros de salud y algunas ambulancias terrestres y fluviales.
  • Dotación de un Centro de Reserva
  • Favorecer el acceso a agua potable en las comunidades rurales mediante métodos de filtrado y acueductos veredales.
  • Propiciar un diálogo entre la medicina occidental y la medicina tradicional
  • Apoyar la búsqueda activa de casos de interés en salud pública
  • Apoyar los traslados y remisiones de las urgencias médicas hacia otros departamentos con el acompañamiento de los familiares del paciente. Según la Defensoría de Pasto, esta necesidad provoca que las comunidades indígenas desconfíen del sistema de salud por el temor a la separación familiar.
  • Promover el intercambio de saberes entre médicos occidentales y parteras en buenas prácticas (salubridad, atención diferencial, atención integral, rutas y utilización de insumos).
  • Priorizar la prevención y la promoción de los hábitos saludables en la población. Se percibe que se contempla de forma casi exclusiva la infraestructura y la dotación de insumos.
  • Apoyar a los municipios más pequeños para la elaboración de planes de acción concretos ante emergencias y desastres naturales.

Capacitaciones o habilidades que se deben fortalecer en los equipos de las organizaciones o en la institucionalidad

  • Capacitación en la identificación y atención inicial ante casos de Accidentes Cerebrovasculares (ACV), especialmente a médicos rurales.
  • Formación en Atención Pre-Hospitalaria (APH)
  • Utilización de Sistemas de Información Geográficos (SIG) y georreferenciación de lugares
  • Uso de sistemas de información para el monitoreo, seguimiento y manejo de urgencias y emergencias en tiempo real
  • Elaboración de planes de acción y prevención de emergencias y desastres naturales

Dobles y triples afectaciones y necesidades en salud de la población refugiada y migrante venezolana

Las afectaciones relacionadas con desastres naturales, conflicto armado y en general las dificultades socioeconómicas que tiene el departamento de Nariño, ubica a la población refugiada y migrante venezolana en escenarios de doble y triple afectación, ya que esta población no solo debe enfrentar los obstáculos per se de ser refugiada y migrante sino que se han visto también afectadas por inundaciones, deslizamientos, desplazamiento, acceso limitado a servicios públicos, lo que a su vez pone en riesgo su salud:

“(...) La emergencia en Mallama (deslizamiento de tierra) afectó a personas que son de nacionalidad venezolana estando de manera irregular
en Nariño, eso dificulto muchísimo más el tema de identificación... al parecer hay un tema asociado a la trata de personas (…)”

funcionaria de institución local.

"(...) más que el estatus, incidió la falta de cédulas en las y los fallecidos ya que si hacían parte de una red de trata y estaban siendo
explotados sexualmente, estos retienen los documentos de identidad de las víctimas. Esto lo que también demuestra es la falta de censos
por parte de las alcaldías y gobernación para la identificación de las personas en los territorios”

Funcionaria humanitario

Hay 3.648 refugiados y migrantes con Permiso Especial de Permanencia (PEP) en Nariño con corte al 31 de agosto 2021. Migración Colombia. Fecha Consulta diciembre del 2021. Consultado aquí 

Según Migración Colombia a octubre del 2021 en el departamento de Nariño hay 11.092 población refugiada y migrante con un preregistro del ETPV, de los cuales el 52% corresponden a mujeres y el 48% a hombres. La mayoría (34%) de los registrados se encuentran en un rango de edad entre los 18 y 29 años. Fecha de consulta diciembre del 2021. Consultado aquí 

Acceso a servicios de salud

En el departamento de Nariño las personas migrantes y refugiadas pueden acceder a servicios de urgencia de baja complejidad y las instituciones de salud no les niegan este servicio esté o no afiliado al Sistema General de Seguridad Social en Salud. Ahora bien, teniendo en cuenta que el departamento tiene solo una red de alta complejidad, que una persona migrante sea atendida por esta red ante una urgencia, significa tiempos de espera elevados de hasta más de 48 horas, según lo reportado por los actores clave entrevistados, este fenómeno se presenta por la falta de financiación estatal para la atención de esta población. “La población migrante pasan hasta más de 48 horas en un servicio de baja complejidad a la espera de ser atendidos por alta complejidad y lo que nos dicen es que esa población no se las paga al hospital”  funcionaria de institución local. Adicionalmente, a los tiempos de espera, también se encontraron reportes de dificultades de acceso a los servicios necesarios luego de una atención por emergencia, “por ejemplo, si hay una persona fracturada, hay que operar para que salga, ya pare de contar, de allí en adelante es muy difícil que los sigan atendiendo en controles y todo”  funcionaria de institución local

Considerando las dificultades que tiene la red pública de alta complejidad para dar cumplimiento a la demanda, algunas instituciones de salud privadas atienden parte de la demanda:

“(…) tenemos una dificultad en el acceso porque nosotros solo contamos con una red pública de alta complejidad el hospital departamental, que solo es para adultos y no atienden a menores y tenemos dos fundaciones: fundación hospital San Pedro y Fundación Hospital Infantil ellos pese a que son privados, se comportan a veces como públicos y los atienden (…)”

Funcionaria de institución local

En Nariño hay 400 refugiados y migrantes venezolanos con PEP afiliados al Sistema General de Seguridad Social en Salud (SGSSS) por régimen contributivo  y alrededor 1.371 en subsidiado. Fuente:  Consulta CU Estadísticas Afiliados a Salud, con corte a septiembre del 2021. Fecha de consulta: diciembre 2021. Consultado aquí 

Hay 27.224 personas venezolanas no afiliadas al SGSSS y que fueron atendidas en los servicios de salud en Nariño entre el 2018 y septiembre del 2021.  Datos del cubo 029 en SISPRO. Fecha de consulta: diciembre 2021. Consultado aquí 

Según datos del cubo 029 en SISPRO (consulta diciembre 2021), el total de personas refugiadas y migrantes atendidas en salud entre 2018 y 2021 en Nariño fue de 36.145 personas. (Nariño: atenciones desde el 2018: 1.976, 2019: 13.078, 2020: 14.213, hasta septiembre del 2021: 6.878).  Consultado aquí 

En el servicio de urgencias se atendieron en el departamento de Nariño a 1.256 personas refugiadas y migrantes en 2019, 741 en 2020 y a septiembre del 2021 se han atendido a 347 personas. Datos del cubo 029 en SISPRO, fecha consulta diciembre del 2021. Consultado aquí 

En hospitalizaciones se atendieron en el departamento de Nariño a 717 refugiados y migrantes en el 2019, a 981 en el 2020 y a septiembre del 2021 se han atendido 616 personas. Datos del cubo 029 en SISPRO, consulta diciembre del 2021. Consultado aquí 

Enfermedades crónicas no transmisibles, SSR, Salud Materna y Salud Mental

Para el caso de enfermedades que requieren tratamiento de larga duración como las enfermedades crónicas no transmisibles, tanto la población colombiana como la población refugiada y migrante venezolana enfrenta barreras para acceder a tratamientos, seguimientos y controles de la enfermedad.

A septiembre del 2021 se han atendido a 118 refugiados y migrantes con enfermedades crónicas no transmisibles en el departamento de Nariño. Según datos del cubo 029 en SISPRO. Fecha consulta: diciembre 2021. Consultado aquí 

Por otra parte, en el departamento se evidencia una alta necesidad en servicios de salud por parte de mujeres migrantes embarazadas y en general en temas de Salud Sexual y Reproductiva (anticoncepción, atención prenatal y aumento de violencia sexual) y VIH/ITS. Muchas instituciones prestan servicios para atender a esta población, pero existe un desconocimiento de la oferta institucional y la población no accede a estos servicios.

A septiembre del 2021 se han atendido a 11 refugiados y migrantes con infecciones de transmisión predominantemente sexual en el departamento de Nariño. Según datos del cubo 029 en SISPRO. Fecha de consulta diciembre 2021. Consultado aquí 

Según datos del cubo 029 en SISPRO (consulta diciembre 2021), el total de personas refugiadas y migrantes atendidas en salud entre 2018 y 2021 en Nariño fue de 36.145 personas. (Nariño: atenciones desde el 2018: 1.976, 2019: 13.078, 2020: 14.213, hasta septiembre del 2021: 6.878). A septiembre del 2021 se han atendido a 372 refugiados y migrantes por diagnósticos de embarazo, parto y puerperio en el departamento de Nariño. Según datos del cubo 029 en SISPRO. Consultado aquí 

A septiembre del 2021 se han atendido a 786 refugiados y migrantes para anticoncepción en el departamento de Nariño. Según datos del cubo 029 en SISPRO. Fecha de consulta diciembre 2021. Consultado aquí 

Respecto a cifras de presunto delito sexual, reportados en el departamento de Nariño, se registraron 2 casos de mujeres de nacionalidad venezolana para el 2019. Según datos de Medicina Legal, 2021. Consultado aquí 

En relación con salud mental, la población refugiada y migrante presenta un nivel de afectación importante, debido a la situación de precariedad por la que atraviesan, el duelo migratorio y otras situaciones derivadas de su situación. Si bien existen líneas de atención para apoyar y hacer contención psicológica, estas no pueden garantizar el acceso a procesos integrales de atención. Los actores entrevistados consideran que, la salud mental no está en el foco de una atención prioritaria y en la visión integral de la salud, lo que aumenta la afectación de las personas y desencadena otras enfermedades.

A septiembre del 2021 se han atendido a 39 refugiados y migrantes con diagnóstico de trastornos mentales y del comportamiento en el departamento de Nariño. Según datos del cubo 029 en SISPRO. Fecha de consulta diciembre.  2021. Consultado aquí 

En cuanto a ciudadanos venezolanos, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses ha reportado un caso de suicidio en el departamento de Nariño de un hombre para el 2019.En cuanto a ciudadanos venezolanos, el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses ha reportado un caso de suicidio en el departamento de Nariño de un hombre para el 2019.Fecha de consulta diciembre 2021.Consultado aquí 

Principales enfermedades de la población refugiada y migrante venezolana

En términos generales, las principales enfermedades que han identificado las organizaciones e instituciones entrevistadas, que afectan a la población colombiana y a la población migrante venezolana son: las enfermedades relacionadas con la salud mental, enfermedades por plagas, enfermedades relacionadas con agua (diarrea), enfermedades de la piel, sobrepeso/diabetes, hipertensión arterial y Covid-19.

Principales diagnósticos por los que han sido atendidas las personas refugiadas y migrantes venezolanas en Nariño en 2021

Fuente: datos a septiembre del 2021, cubo 029 en SISPRO. Fecha consulta diciembre 2021.

Migración transcontinental

Los actores clave entrevistados indicaron que el pico migratorio transcontinental ya pasó y que se espera un flujo significativo de refugiados y migrantes venezolanos por las festividades navideñas. Sin embargo, se desconoce si próximamente habrán nuevas oleadas migratorias de personas de origen haitiano o de países africanos. 

Además, refieren que los migrantes transcontinentales usualmente cuentan con recursos económicos al llegar a Nariño, no obstante sufren estafas y su vulnerabilidad se incrementa durante el tránsito por el país. En consecuencia, es necesario mantener capacidad instalada para ofrecer orientación oportuna y adaptada en sus idiomas. En cuanto a la migración de origen cubano, esta es esporádica y hasta la fecha no ha generado sobrecargas en el sistema de salud.